quiénes somos

[editar plantilla]

Historia de la FSG[editar]

La historia de la Fundación Secretariado Gitano (FSG) es una historia de muchas historias. La de los gitanos y gitanas que han cambiado sus vidas en las últimas décadas. La historia de quienes acompañaron e impulsaron ese cambio. La de aquellas instituciones que se atrevieron a poner en marcha nuevos enfoques y políticas dirigidas al pueblo gitano. Es la Historia con mayúscula de una organización que pasó de estar en la sombra a convertirse en un referente europeo. Es, sobre todo, una historia de perseverancia.

Los inicios

La historia de la Fundación comenzó a perfilarse hace más de 45 años cuando, animados por el Concilio Vaticano II, nacen en los años 60 los Secretariados Gitanos con vocación de ofrecer de forma específica a las personas gitanas asistencia religiosa y social. La implicación personal de payos y gitanos, religiosos y seglares, puso los cimientos de lo que en el futuro sería la FSG.

En aquella época, la educación es una prioridad. Fruto de un convenio con el Ministerio de Educación surgen las Escuelas Puente, como una acción transitoria que permaneció en vigor diez años, hasta 1986.

Nace la Asociación Secretariado General Gitano (ASGG)

En el año 1982 se produce la creación de la Asociación Secretariado General Gitano (ASGG) como entidad civil sin ánimo de lucro. La Asociación se constituye por una asamblea de socios, con personas gitanas y no gitanas procedentes normalmente de Secretariados y asociaciones gitanas, y dirigida por una Junta Directiva de siete personas entre las que hay, asimismo, gitanos y no gitanos.

La decisión de constituir la asociación, obedece tanto a razones de índole logística como a una opción de fondo; entre las primeras, la fundamental era crear una entidad jurídicamente independiente de la Comisión Episcopal de Migraciones, que de una manera más ágil permitiese contratar a los maestros de las Escuelas Puente que se habían abierto en diferentes lugares de España. Las razones de fondo obedecieron a decisiones institucionales y a la voluntad de disociar el trabajo social y el trabajo pastoral que se desarrollase con gitanos.

La idea es que la misión social fuese llevada a cabo por una entidad independiente con estructura jurídica propia y de carácter democrático, abierta no solo a personas de la Iglesia sino a todas aquellas que compartiesen los fines y el objeto social de la promoción de los gitanos: esto se haría a través de la ASGG.

En el año 1982 se produce la creación de la Asociación Secretariado General Gitano (ASGG) como entidad civil sin ánimo de lucro

En esos momentos, la Asociación no gestiona recursos, sino que presta apoyo a asociaciones y grupos locales. Demuestra, ya entonces, la importancia que le dará al partenariado, que se convertiría en una de sus señas de identidad. También es una etapa en la que se desarrollan importantes investigaciones sobre la sit